El mismo problema se nos plantea a la hora de elegir tanto un pavimento industrial como un pavimento de oficina: ¿cómo elegir el más adecuado para cada una de las zonas de trabajo de las que se compone una empresa?. Pero el problema no es tal si se tiene bien claro el uso y el trato que ha de recibir por tratarse de un lugar de más o menos tránsito o sobre el que se realizará un tipo determinado de tarea.

Efectivamente, cada estancia sufre un uso y desgaste distinto al resto, por lo que el pavimento ha de presentar una serie de características que harán que nos decantemos por el que mejores prestaciones ofrezca y será lo que nos marque la clave para una correcta elección. En el mercado encontramos un amplio abanico de solerías con distintos tipos de durezas, resistencias, acabados, texturas, colores y decoraciones que se adaptarán, sin duda, a cada necesidad.

No hay que olvidar que antes de comenzar cualquier trabajo de colocación de pavimentos  hay que asegurarse de que la base se encuentre en las condiciones adecuadas para que el trabajo se realice de forma correcta, es decir, la superficie debe ser firme, lisa, limpia de contaminantes (grasas, polvo, moho, restos de pintura antigua) y seca, sin ningún tipo de humedades.

La correcta preparación y adecuación de la base es uno de los procesos más importantes para alcanzar la garantía la perfecta en la colocación del pavimento y que éste cumpla la función para la que se ha diseñado y tenga la durabilidad esperada y la usabilidad que garantizan sus fabricantes.

pavimento industrial

PAVIMENTO INDUSTRIAL

Los pavimentos industriales pueden ser utilizados en cualquier sector, ya sean fábricas, industrias químicas, talleres, almacenes, cámaras frigoríficas, parkings o empresas de distribución. Estos suelos deben ofrecer una resistencia adecuada para soportar eficazmente las tareas que se desarrollarán sobre ellos, evitando, en la medida posible, deterioros y desperfectos como consecuencia de su uso, debiendo alcanzar la máxima durabilidad posible. De igual forma, para una correcta elección, se han de tener en cuenta distintas variantes: efectos deslizantes, impermeabilidad, fácil limpieza, resistencia a los impactos y temperaturas elevadas, con efecto antipolvo y antigolpe, que sean de fácil desmontaje en caso necesario, etc.

pavimento dustrial

 

La mejor solución para la industria es la instalación de pavimentos continuos porque se integran perfectamente en el espacio a cubrir, careciendo de bordes y juntas que pudieran impedir el rodamiento de carros, carretillas, traspalets  o cualquier otro tipo de maquinaria y son fáciles de mantener y limpiar. Poseen una alta resistencia mecánica y a la abrasión, lo que les convierte en los más adecuados para las zonas que sufren mayor tránsito, son duraderos y de fácil mantenimiento. Presentan una gran variedad de colores y texturas, lo que permite su uso como pavimentos decorativos sin necesidad de sacrificar sus características técnicas ni funcionales y permiten crear ambientes agradables y duraderos sin suponer costes elevados.

 

CUÁL ES EL PAVIMENTO INDUSTRIAL MÁS UTILIZADO

La elección del pavimento industrial adecuado puede quedar más claro guiándonos por sus características principales:

  • Hormigón. Podemos decir que se trata del sistema tradicional de pavimentación industrial por excelencia, aunque su uso también se extiende a viviendas, terrazas, garajes y todo tipo de exteriores.  A diferencia del hormigóm impreso, más usado en la pavimentación de viviendas, el hormigón fratasado presenta una serie de problemas que anticipan su deterioro, como la aparición de fisuras, el propio desgaste por el uso o el paso del tiempo y las inclemencias climatológicas. Su implementación requiere de varias fases (vertido y extendido, añadido de los materiales necesarios y aplicación de maquinaria especializada) y alta calidad de ejecución para garantizar su durabilidad y evitar que le afecten la humedad, griegas, manchas y mohos, que puede elevar su coste.
  • Poliuretano.  Son pavimentos que presentan altas resistencias mecánicas, químicas y térmicas y son estables ante la acción directa de la luz, siendo una buena opción tanto para interiores como para exteriores. Los pavimentos de resinas de poliuretano son pavimentos con unas elevadas resistencias mecánicas, químicas y térmicas, a la abrasión y al rallado, son flexibles y estables ante la acción de la luz directa y pueden absorber pequeños movimientos, vibraciones y dilataciones de la base, lo que los convierte en una buena opción tanto para interiores como para exteriores, puesto que también son capaces de absorber los rayos UV sin sufrir degradados ni decoloraciones. También son destacables su buena absorción acústica y la gran gama de colores en que se pueden realizar que les permite su uso tanto industrial como decorativo.
  • Plaqueta. La plaqueta es un tipo de pavimentación sólida, de material porcelánico extrusionado, con muy altas resistencias térmica, química, mecánica y a la abrasión, son duraderos y tienen un bajo nivel de absorción, proporcionando un alto rendimiento que les convierte en los suelos ideales para instalar en zonas de elevado tráfico de maquinarias y vehículos pesados.  Su facilidad de lavado también les hace adecuados para zonas que requieran altas exigencias de higiene de forma continua.pavimento industrial
  • Metacrilato. Estos pavimentos son de rápido secado, lo que posibilita que puedan ser utilizados pocas horas después de su aplicación. Ofrecen gran resistencia a los productos químicos y a las bajas temperaturas, son resistentes e impermeables y se ofrecen gran variedad de colores y acabados. Resultan perfectos para su uso tanto en exteriores como en cámaras frigoríficas (soportan hasta -30de temperatura).
  • Epoxi. Tienen una gran capacidad de nivelación que, unida a su alta fluidez, proporcionan acabados lisos y con gran resistencia mecánica. Son impermeables, resistentes y de fácil limpieza. Posibilitan acabados en superficies con diferentes texturas dependiendo de las necesidades a cubrir: lisas, rugosas o con distintos grados de antideslizamiento, ideales para hospitales, centros de salud y zonas con tráfico rodado ligero (parkings, talleres…).
  • Cementosos. Tienen altas resistencias de tracción y mecánica, con gran capacidad de nivelación, rápido secado, alta adherencia e impermeabilidad, que les permiten la exposición a la humedad. Por sus características, son aplicables tanto a parkings como a zonas de rodadura.
  • PU Cemento. La fusión de cemento y Poliuretano dan como resultado un pavimento de gran dureza y resistencia química, térmica y al desgaste, así como impermeabilidad y facilidad de limpieza. Están indicados para las industrias farmacéuticas, química y alimentarias, cocinas industriales y comunitarias y, en general, para la industria pesada. Se fabrican en capas de entre 2 y 12 mm de grosor, dependiendo del uso y necesidades térmicas y químicas.

Con un pequeño análisis de la zona a pavimentar, considerando su uso, localización y condiciones que pueden afectarle, la elección correcta del pavimento adecuado no debe suponer un problema considerable.

reformas de oficinas