A la hora de decantarnos por las muchas opciones en pavimentos de oficina, los suelos de tarima flotante se cuentan entre una de las grandes opciones a valorar.

Aclarando dudas en relación a los suelos de tarima flotante

Si nos paramos a analizar, e incluso si preguntamos en nuestro entorno, sobre los suelos de tarima flotante, nos encontraremos con bastantes definiciones sobre ellos que en muchas ocasiones son imprecisas y en otras incluso las catalogaríamos como incorrectas.

Aunque dentro del concepto de suelos de tarima flotante hay muchas opciones, es conveniente que a cada una le demos su nombre. A groso modo nos vamos a encontrar con dos grandes grupos englobados bajo esta definición:

  1. Los suelos laminados.
  2. Los parquets flotantes.

La gran diferencia entre ambos la encontramos en el material con el que están hechos, y, aunque para el público profano ambos materiales son similares, existen importantes diferencias entre ambos.

suelos-de-tarima-flotante

Suelos laminados vs. Parquet flotante

La gran diferencia entre ambos está en el material que los componen.

Si nos atenemos a la definición de la norma UNE 13756 por parquet se entiende a aquellas tarimas que presentan como mínimo 2,50 mm de madera en su capa de uso. Los suelos laminados, por el contrario no podrán considerarse parquet ya que son tableros de fibras con una “fotografía” de madera natural colocada en su cara de uso.

Aunque el sistema de colocación en ambos casos son exactamente el mismo, e incluso los operarios o los colocadores de ambos productos suelen ser los mismos, son materiales diferentes, aunque la tecnología aplicada a los suelos laminados, hace que éstos presenten tal realismo que puede hacer difícil la distinción entre unos y otros.

Las ventajas del suelo laminado son:

  • Tienen una elevada resistencia al desgaste y al impacto.
  • Elevada resistencia a la humedad.
  • Gran estabilidad de color.
  • Posibilidad de elegir entre una gama colores dentro del mismo tipo de producto.
  • Precios muy competitivos.

Por el contrario, las ventajas del parquet serían:

  • Es un material natural con un acabado irrepetible.
  • El tacto y la calidez que transmite es único.
  • Permite la restauración para recuperar sus cualidades y aspecto original.
  • Funcionan de forma ideal combinados con sistemas de calefacción por suelo radiante.

suelos de tarima flotante

La elección ideal para los suelos de tarima flotante de tu oficina

Siempre que hablamos de suelos de tarima flotante, ya sean parquets o laminados, lo primero que nos viene a la cabeza es el tema de la delicadeza de este tipo de pavimentos. Pero decantarnos por un pavimento sólo por sus cualidades mecánicas, como es la resistencia al desgaste o al impacto, es un criterio de elección muy pobre.

Lo primero que debemos de analizar es la intensidad de uso al que le vamos a someter al pavimento. No será el mismo pavimento si lo escogemos para un uso comercial o de oficina que si lo hacemos para un uso residencial, ya que las exigencias que les vamos a pedir son totalmente diferentes en cualquiera de los casos.

De forma general, la recomendación para espacios con un uso intensivo, es la de recurrir suelos de tarima flotante laminadas como preferencia sobre los parquets, aunque en cualquiera de las opciones que tengamos, sería conveniente fijarnos la calificación en base a la resistencia a la abrasión y la clase se usos prevista para el espacio donde se vaya a instalar.

La escala de clasificación en base a la resistencia a la abrasión, posiblemente la más conocida y reconocida, se fija en los AC3 (menor resistencia) hasta los AC6 (mayor resistencia). Los AC3 y, sobre todo, los AC4 están pensados para uso residencial, mientras que los AC5 y AC6 son más aptos para un uso más comercial.

Aunque el mantenimiento del día a día es prácticamente similar en ambos casos, para oficinas volveríamos a recomendar los suelos de tarima flotante laminados, ya que el material hidrófugo de base que lo compone y el sistema de unión entre lamas los hace más resistentes a la humedad.

A nivel de decoración son los laminados con los que podremos tener un abanico mayor de opciones con un mismo producto y unas mismas cualidades. Por tratarse de una “fotografía”, los laminados pueden imitar a cualquier madera, aunque la calidez y el tacto no sean los mismos. Combinar colores sólo está al alcance de los laminados para mirar de conjugar el suelo con la imagen corporativa de la oficina.

Si la calefacción de nuestra oficina fuera un suelo radiante, en estos casos recomendaríamos la opción del parquet, ya que el funcionamiento del sistema calefacción/pavimento es más óptimo con esta opción.

Como material sintético que es, los suelos de tarima flotante laminados pueden generar electricidad estática. Para evitar estas incómodas situaciones habría que decantarse por productos especialmente tratados al respecto o jugando con la humedad ambiental. Por el contrario, estos problemas de electricidad estática con los suelos de tarima flotante de parquet no existen.

Desde HMT esperamos que con este artículo tengas más claro por que opción de tarima flotante has de decantarte.